Parera Fons – Desmemoria

El carácter digamos extramusical de esta composición que ahora se estrena se vincula claramente a dos ciclos de canciones recientes de Antoni Parera Fons llenos de espiritualidad y de dudas e incertesas que plantea la muerte: El darrer viatge (El último viaje), sobre poemas de Guillem d’Efak y Les trente-trois noms de Dieu, basado en un texto de Marguerite Yourcenar, ambos estrenados y grabados por dos destacados barítonos: Joan Pons el primero y José van Dam el segundo. Parera Fons, convencido según sus propias palabras que “la vida es un camino de olvidos”, intenta expresar o evocar en esta composición sinfónica la idea de la desmemoria asociada al momento de morir, de la muerte como “llave de la nada”, pero, a pesar de todo, coronación y a la vez razón de ser del vivir.
Todo el material melódico que va apareciendo a lo largo de la obra está basado directamente en la melodía que escuchamos al principio, enunciada por el corno inglés, justo despues de un acorde que nos introduce en el clima de incertidumbre y meditación que domina toda la composición. Esta melodía es original de su autor, aunque pueda parecer de origen popular teniendo en cuenta su sabor mallorquín y tradicional. Enseguida, después de un breve desarrollo que no tiene función estructural definida sino más bien de profundización en el clima que el acorde inicial introduce, aparece un segundo tema, basado en el primero pero de una personalidad suficientemente marcada como para ir adquiriendo una importancia superior repecto a otros que irán apareciendo – todo ellos muy breves y que nos remiten al primer tema. Este segundo tema, de carácter misterioso, contrasta con el primero y el desarrollo de los dos hace que la obra vaya avanzando. Como dice su autor, a lo largo de este desarrollo “continua habiendo savia isleña” pero no es que se impone con claridad el primer tema, ni tampoco el segundo, sino que el juego entre uno y otro hace que assistimos a una sucesión de climas cambiantes y contrastados: pasamos del dramatismo a la tensión, de la tristeza a la expectativa, a la duda … y parece que en todo momento domina un carácter meditativo propip de lo que la obra intenta evocar y expresar.
Al final del desarrollo encontramos dos claras evocaciones, más que reexposiciones, de los dos temas principales, casi citas textuales, con un claro predominio del primero, tanto por su carácter como por el material melódico que genera.
Como hemos dicho, el desarrollo de los dos tempas principales articula formalmente la composición, de manera que su forma es libre, cosa que no quiere decir que no haya forma. Parera Fons consigue expresar lo que se propone, construyendo una obra de una belleza a veces serena y a veces inquietante, intensamente dramática en algunos momentos y lírica y poética en todo momento.
Josep Pascual