Antoni Parera Fons, la fiesta de ser – Revista Lluc

Sólo hay dos tipos de hombres fascinantes: los que hacen grandes obras y los que son una gran obra. Antoni Parera Fons (Manacor, 1945) es de los pocos que yo conozco, dignos de ser incluidos en la segunda categoría; sobre todo por su elegancia festiva y su actitud de vitalista leal: verlo vivir es dejarse persuadir por la alegría. Se lo comento a medias, y se pone a reir como si le hubiera contado un gran chiste. Esta reacción, que en cualquier otro sólo sería modestia deliberada o suficiencia histriónica, en él denota una sencilla satisfacción natural, agradecida y sincera. Pero Antoni Parera Fons es de la clase de personas que, visceralmente, prefieren de mucho ser queridos o apreciados que aplaudidos o admirados (…).
Sea como sea, presentarlo con entusiasmo como un gran tipo, en el caso de Antoni Parera tampoco es una táctica para disimular una obra menor o una vida profesional frustrada. En absoluto. Cantautor retirado desde hace tiempo pero aún perdurable, productor musical prolífico y reconocido, compositor potente y versátil, en sus figura y en su biografía se conjugan, sin cortes, una vida vivida en plenitud y una trayectoria profesional y creativa encomiable. Como escribió sabiamente Saul Bellow, la existencia es el trabajo y no se puede negar que Antoni Parera Fons lo ha hecho muy bien. Yo, de joven, quiero ser como él.
Pere A. Pons Gener-Febrer 2006